Cargando...
es +507 269 6160 info@viajesjazmine.com

Los españoles, con Colón al mando, llegaron a este lugar en 1502. Era el cuarto viaje del descubridor a América y se cuenta que al llegar a esta bella bahía exclamó «Porto Belo!». Y así quedó bautizado este rincón de Panamá. En 1586 el lugar tenía tan solo un puñado de casas. Fue en 1597 cuando pasó a convertirse en San Felipe de Portobelo así como en un cada vez más destacado cruce de mercancías que iban y venían entre América y Europa.

Portobelo fue en el pasado el mayor puerto español de América Central. Hasta este lugar llegaba el oro de Perú para subirse en los barcos que lo traerían a España. Y también aquí atracaban los barcos con tesoros de oriente cuyo destino era Ciudad de Panamá. En Portobelo se celebraban entonces grandes mercados que duraban 40 días, algo que deja clara la importancia comercial que tuvo la ciudad.

Sin embargo, poco queda hoy de aquel espléndido pasado. Los piratas, conocedores de los tesoros que pasaban por Portobelo, no dejaron de asediar, ganar y perder la ciudad.  Los nombres de Edward Vernon o Francis Drake están ligados para siempre a la historia de este lugar. Henry Morgan masacró la ciudad en 1602. Y en 1679 tres navíos la atacaron, pasando dos días en ella recogiendo el botín mientras la población huía para evitar ser asesinada.

A pesar de que hoy en Portobelo es poco lo que recuerda aquel pasado de riqueza, el lugar es uno de los más atractivos de Panamá.