Cargando...
esen +507 269 6160 info@viajesjazmine.com

Tres joyas culturales de Europa Central

En la historia reciente Europa Central era una región dividida geopolíticamente producto de la guerra fría que lo que impidió que occidente pudiera disfrutar de su de sus hermosos paisajes, su rica historia, su fascinante cultura y sobre todo de sus bellas ciudades.

En este post hemos seleccionado tres ciudades las cuales consideramos verdaderas joyas de la región de Europa Central que son: Viena, Praga y Budapest.  Aunque las tres comparten ciertas características como estar atravesadas por hermosos ríos (Viena y Budapest comparten el rio Danubio y Praga el Moldava) cada una de ellas tiene su propia personalidad y atractivo turístico

A continuación tenemos algunas de las atracciones que sugerimos como puntos de visita de cada una de estas gemas turísticas de Europa.

La mejor época para visitar la ciudad de Praga (famosa para los católicos por su Niño Jesús)  es entre marzo y mayo ya que es primavera con una temperatura ideal para pasear, hay menos turistas y los precios son razonables. 

Allí podrás conocer la ciudad vieja (Stare Mesto) paisaje urbano romántico e interesante, punto neurálgico de la ciudad con sus puentes, calles y barrios pintorescos y melancólicos.  Con atracciones tales como

Sus torres panorámicas (del reloj y de la pólvora) su reloj Astronómico.

La ciudad pequeña (Mala Strana) con históricas plazas como la plaza de Wenceslao, el museo nacional y la casa danzante.  También puedes optar por visitar espacios verdes únicos como la isla artificial de Kampa y de allí al Castillo de Praga (el más grande del mundo) en donde se encuentra el antiguo Palacio Real, impresionantes catedrales y otros edificios de alto valor artístico e históricos.

Siempre podrás recorrer el Rio Moldava en un crucero pluvial, o hacer una excursión al Ceky Krumlov una ciudad de cuentos de hadas declarada por la UNESCO como patrimonio de la humanidad.  Finalmente una visita obligada es el Monte Petryn en donde se haya la torre del mismo nombre hecha como una imitación de la torre Eiffel y que es el mirador más alto de Praga.

La visita a Budapest como época más propicia seria entre los meses de junio y agosto, sin embargo, si vas a principios de junio aunque hace todavía un poco de frio y alguna que otra lluvia, hay menos turistas y los precios son más bajos.

Budapest son dos ciudades en una: Buda la parte histórica y Pest la parte moderna ambas divididas por el Rio Danubio y unida por maravillosos puentes como el puente de las cadenas. En Buda encontramos el castillo de Buda, la iglesia de Matías, el Bastión de los pescadores que son algunos de los sitios impregnados de la historia húngara pero a la vez de una gran belleza arquitectónica.

Por otro lado en Pest está el Parlamento de Budapest, la Noria de Budapest (Budapest Eye) una de las más altas de Europa, la gran Sinagoga (más grande de Europa) las termas de Szechenyl (entre otras), el mercado Central para degustar un buen Goulash u otros platillos húngaros  y comprar artesanías.  Y para efectos de la diversión luego de estos recorridos, están los Bares Ruinas que llaman la atención de propios y extraños por su ambiente cool y bohemio.

Por último pero no menos importante está la célebre Viena.  La ciudad de los valses, la perla del Danubio es una de las capitales culturales más importantes del mundo allí encontraremos edificios de diversos estilos como el Parlamento de Austria, el Ayuntamiento de Viena, la casa de las mariposas, la Opera de Viena, la Musikverein con sus múltiples salas de concierto.

También están sus fabulosos Palacios como el Belvedere y el Schönbrunn de jardines que asemejan los del palacio de Versalles.  Otra joya arquitectónica el Palacio de Hofburg residencia de la dinastía de los Habsburgo y de la legendaria Emperatriz Sissi. Y qué decir de los Museos de la Plaza Emperatriz María Teresa (Museo de Historia Natural y  el de Historia del Arte).

Destacan igualmente sus portentosas catedrales como la de San Carlo  Borromeo de estilo barroco o la de San Esteban de estilo Románico.  Y si de diversión se trata está el parque Prater con su noria (primera de Europa) sus montañas Rusas, el Museo de Cera de Madame Tussauds entre muchas otras atracciones.